12 jun. 2010

Apuntes sobre la informalidad




Para abordar el tema de la informalidad es necesario tocar el asunto de la organización. Aunque el debate de la organización es un debate viejo, creemos que la informalidad lo que hace no es dar una respuesta al ¿cómo debemos orgarnizarnos para luchar? sino que es en esencia un cambio de perpectiva, la pregunta ya a superado sus propios límites, cambiando por completo al ¿cómo establecemos relaciones verdaderas entre compañerxs?. Desde este terreno es que la separación de la vida ya no es posible, pues cada cuestión concerniente a ella es también una cuestión "política", de esta forma la respuesta que se busca es en esencia una negación en términos prácticos de la existencia alienada.

Sabido es que las respuestas que se pueden dar a un determinado problema son múltiples, existe un abanico de posibilidades sobre como dar solución a una tarea cualquiera. Por supuesto que el establecimiento de una sociedad en términos de masas da una respuesta alienada a cada necesidad, lo que termina creando un fetichismo en torno a ella, produciendo el surgimiento de la institución. Así es como la división del trabajo se ve proyectada en cada aspecto de la vida, estableciendo una sociedad donde los roles estan ya fijados desde antes de que alguien pueda siquiera observar por primera vez la luz de el sol. La división del trabajo entonces da paso a la especialización, donde se engendra el germen de la división del mundo en dos: exlotadxs y explotadorxs.

Desde el terreno de la informalidad se asume que la organización no es otra cosa que la organización de las tareas, por ello todo tipo de esfuerzos iran apuntados a mantener en el tiempo estructuras de diversa indole, no harán otra cosa que reproducir lógicas vicíadas que ya han fracasado en el pasado.
La organización entendida en términos formales es una institución , que tiende a autoreproducirse elaborando una metalogía, una forma de hacer las cosas. Lo que se busca con ello no es fijar el objetivo en la tarea que debe ser hecha, sino en el procedimiento que puede o no cumplir con las expectativas. Se crea con ello una ideología de la organización, donde se pierde de vista la cuestión fundamental que no es otra cosa que dar respuesta concreta a una necesidad concreta. Así el militante de la organización formal debe esperar la aprobación de su orgánica para hacer efectiva la solidaridad con alguna lucha. Todas las iniciativas individuales son absorbidas por una estructura que busca concretamente la autoafirmación, y no la confrontación. Esto trasciende a si la organización y no de cotenidos que marquen una ruptura con el orden existente.

Así para unxs lo que hoy hace falta es formar un sindicalismo clasista y combativo (como si pudiese existir), formar partidos que agrupen a militantes destinadxs a ser los cuadros políticos que dirijan la ofensiva o bien, formar los consejos obreros que constituyan la nueva "republica de los soviets". Todxs traen al mercado de las ideologías la última novedad, el gran secreto del por qué a la derrota. Pero ninguno se detiene en hacer una critica total de la vida cotidiana.

Organización concreta para tareas concretas es el camino que elige lai nformalidad organizativa. De este modo lo importante es el objetivo concreto, para el cuál pueden darse tantas fórmulas como mentes pensantes participen.
Para nosotrxs la práctica informal es la dinámica misma de la lucha, que no necesita de siglas para hacerse latente ni evidente.En este sentido la solidaridad que se viene efectuando entre compañerxs de distintas latitudes es el mejor ejemplo de ello, no necesitamos formar una federación internacional de grupos para hacer efectiva la lucha revolucionaria, pues lo importante es el mensaje que quede plasmado en la acción.

En la medida en que la solidaridad entre revolucionarixs no sea solo palabra escrita se estará avanzando, sin estructuras horizontales de carácter inamovible, que de un golpe de poder quedan desarticuladas por completo. En este sentido la experiencia de quienes combatieron y combaten valorando la afinidad es rica en lecciones para los que se plantean estar en guerra.En ello también radica la importancia de recuperar nuestra propia historia de lucha, socializándola, para que también las próximas generaciones de compañerxs puedan caminar sobre un suleo firme y no sobre la nada.

informalidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario